Información contenida en el mapa

El formato utilizado para vaciar la información y crear tu mapa numerológico, se conoce como pináculo (por la forma de pino), y el método de cálculo propuesto por Numerología Cotidiana para descifrar todo el mapa de una persona está basado en su fecha de nacimiento. Este Pináculo Personal nunca cambiará, será el mismo para toda tu vida, sin embargo, a medida que transcurren los años, se activarán (potenciarán) diferentes áreas del mismo, en las que algunos números serán más importantes que otros y marcarán la energía disponible, de acuerdo a las situaciones o pruebas a enfrentar en cada uno de tus ciclos de vida, para madurar y evolucionar hacia un mejor ser humano, como resultado de las lecciones aprendidas.

A continuación te enlisto la información que puedes obtener de tu mapa numerológico:

Tarea kármica (por tu mes de nacimiento)

La tarea kármica nos muestra la relación existente con el mundo externo. El mes marca la acción que desarrollamos en el mundo, la acción siempre va ligada a la personalidad ya que es la forma en que iniciamos las cosas, cómo nos acercamos o aproximamos a los demás, es decir, de qué forma rompemos el hielo para tratar de integrarnos. La lucha será generalmente entre la esencia de nuestro Ser (Número personal) y la tarea kármica, por eso es parte del aprendizaje de nuestro primer ciclo de vida. La meta es conciliar estas energías antes de pasar a nuestro segundo ciclo.

Este karma se refiere a situaciones no resueltas o acciones no realizadas de manera adecuada en una encarnación anterior y que por lo tanto deben venir a resolverse y activarse correctamente, aún cuando puedan resultar muy complicadas.

Desde el punto de vista de la Biodescodificación, ésta vibración pudiera estar relacionada con el Árbol transgeneracional y servir de limpieza del karma del clan.

Número del Ser o Número personal (por tu día de nacimiento)

Es lo que define a la persona, su esencia, su verdadera personalidad, es el motor de sus acciones, aquellas características que sólo conocen las personas más cercanas a ella, es decir, su verdadero yo, su identidad sin máscaras. Lo más íntimo y propio, el ser interior o el yo que piensa y siente, y que vino a construir su identidad propia. Es el director de orquesta de todos los números que componen el cuadro numerológico o pináculo.

La energía del número del Ser va a matizar todos los números que compongan el pináculo de la persona, ya que es parte fundamental del logro de la misión de vida que tenemos que cumplir en este plano terrenal, así que el mejor manejo o desempeño de nuestro número central en una vibración positiva nos acercará cada vez más al logro de la felicidad, que es el fin último de nuestro paso por este mundo.

El número del Ser junto con los números maestros, serán los únicos que, aún cuando formen parte de la línea central del pináculo, tendrán ambas polaridades, la armónica y la disarmónica. Por lo tanto, el lograr su máxima expresión es, desde nuestro nacimiento, una de las tareas más difíciles de conseguir.

Normalmente todas las personas tenemos problemas con la expresión de nuestro número del Ser. Ya que, al no poder ir hacia dentro y encontrar nuestra propia fuerza e identidad, el encontrar nuestro verdadero Ser, nos puede tomar mucho tiempo y esfuerzo. Entre más elevado sea el número del Ser, las tareas o lecciones de vida que tendrá que vivir la persona, requerirán de mayor conciencia esfuerzo y trabajo.

Talento o Dharma de Vida pasada (por tu año de nacimiento)

Nuestra vida actual forma parte de un continuo que se remonta a vidas anteriores y que, probablemente, se extenderá también hacia otras vidas futuras. El conocer el número que fuimos en nuestra vida pasada, nos sirve para resolver ciertos conflictos y mejorar con ello, nuestra vida cotidiana. Siempre se conecta la vivencia en la vida pasada con la situación presente, ya que el objetivo es liberar las cargas del pasado tomando conciencia de la energía que tendremos que resolver y potenciar hacia su vibración positiva en el presente.

El número del Dharma de vida pasada nos habla de acciones realizadas de manera adecuada y de las que ya traemos entre un 70 y 80 por ciento de avance, y que modo de práctica y como ayuda en nuestro avance y crecimiento, se activa todos los años durante al menos cuatro meses (nuestro primer cuatrimestre) para perfeccionarse.

Personalidad o máscara (la suma de tu fecha de nacimiento)

Las personas somos “entrenadas” o “domesticadas” para poder integrarnos al clan y adaptarnos al medio ambiente, desde pequeños, y es que casi nunca está bien visto ser como eres (ser tú mismo), de tal manera que aprendemos a ponernos una máscara que es bien recibida, bien vista y aceptada por los demás, ésta se conoce como nuestra personalidad y es la que nos hace sentir que pertenecemos a un lugar y que somos aceptados en nuestro grupo de origen, obviamente depende mucho de la educación que recibieron a su vez nuestros padres y de aquello que pensaban o decían de nosotros, por lo tanto, esa es la forma en la que tú mismo te percibiste: quien pretendes ser.

Cuando nuestro número de personalidad es compatible con nuestro número del Ser podemos integrar esta energía a nuestra vida y aprovechar la vibración como una herramienta más, sin embargo cuando éstas dos energías son incompatibles entre sí o representan un desafío, existe un sentimiento de enojo y molestia, o como si algo te faltara, ya que no te permite ser quien tú verdaderamente viniste a Ser.


Otra información que puedes obtener a partir de la anterior, aunque su calculo requerirá de una mayor explicación, es la siguiente:

Primer logro o ciclo de aprendizaje y formación de carácter (primer ciclo)

A esta posición también se le conoce como la herida de la infancia. Al nacer no tenemos control ni consciencia de nuestras capacidades, estas se encuentran esperando ser activadas, y en la medida que vamos creciendo vamos pasando por distintos procesos de evolución y formación que nos ayudan a reconocerlas, utilizarlas y hacerlas parte de nosotros mismos. Los primeros años de vida son cruciales. Los niños que reciben protección y cariño tendrán más probabilidades de que sus aptitudes cognitivas, lingüísticas, emocionales y sociales se den de mejor manera. Lo que influye en que más adelante en la vida, tengan la oportunidad de convertirse en miembros integrados, creativos y productivos de la sociedad.

Si habláramos de la «escuela de la vida» como una analogía de los ciclos, este primero corresponde a la primaria.

El primer ciclo tiene una duración variable, de acuerdo a la experiencia previa del alma, que puede ser de 27 a 35 años, y en algunos casos excepcionales (llamados acompañamiento o aprendizaje maestro) desde 25 o 14 años.

Segundo logro o ciclo de aplicación del aprendizaje (segundo ciclo)

Éste ciclo corresponde a un momento trascendental en nuestra vida adulta, está marcado por la aplicación de lo aprendido y es el momento de generar y producir cosas en todas las áreas de nuestra vida.

En la «escuela de la vida«, este segundo ciclo corresponde a la secundaria.

El segundo ciclo tiene una duración constante de 9 años.

Tercer logro o ciclo de culminaciones (tercer ciclo)

Generalmente en este ciclo se realizan los ajustes necesarios para alcanzar nuestra realización final, está marcando la necesidad de manifestar la energía de nuestro número del Ser, y nos impulsa a tomar la dirección correcta si es que estábamos fuera del camino al que debíamos dirigirnos, en este ciclo podrán darse cambios y movimientos de dirección, aún y cuando no hayamos alcanzado la consciencia para provocarlos por nosotros mismos. El quinto año de este ciclo activa nuestra energía de la madurez.

En la «escuela de la vida«, este tercer ciclo corresponde a la preparatoria.

El tercer ciclo tiene una duración constante de 9 años.

Cuarto logro o ciclo de cosecha y realización (cuarto ciclo)

También conocido como número del destino, determina la culminación del camino y las energías que estarán vibrando con mayor intensidad en la última etapa de nuestra vida, esta vibración está asociada con nuestra realización plena de vida, será el momento donde alcanzaremos nuestras metas más anheladas.

Todos y cada uno de nosotros nacimos con un propósito determinado, esta vibración nos muestra cuál será el resultado de nuestro trabajo o aprendizaje a lo largo de la vida, nos muestra la meta a la que llegaremos, y cuáles serán las características que tendremos que cultivar para lograrla.

En la «escuela de la vida«, este cuarto ciclo corresponde a la carrera, misma que no tiene final, ya que siempre seguimos aprendiendo. Es importante considerar que adicionalmente existe un número de misión o propósito superior (explicado más adelante) que equivaldría a una especialidad o maestría de vida.

Su duración es incierta, aunque después de un primer ciclo de nueve años, se comenzarán a incorporar por pares simultáneos, las vibraciones de los 3 ciclos anteriores.

Subconsciente o sexto sentido

La mente subconsciente no piensa, no razona, no delibera. Actúa por instinto en respuesta a emociones básicas. Es el sentimiento involuntario de la mente que te lleva a conocerte a ti mismo. En él se encuentra lo que conocemos como el “sexto sentido”, corazonada, revelación o intuición, que es lo que nos alerta sobre el peligro y nos aconseja dónde y cómo encontrar el éxito, difícilmente consideramos que sea parte de nuestra personalidad, sin embargo será la energía que defina en gran medida nuestra toma de decisiones en la vida.

Este es el equivalente al angelito y el diablito que, en las caricaturas, dan consejos sobre el actuar al personaje.

Inconsciente o número de la pareja

Es la zona sumergida de nuestra personalidad, de la que no somos directamente conscientes, se llama inconsciente, y es donde se guarda toda la información desde que nacemos, aún aquellas cosas que no recordamos o con las que creemos no tener ninguna relación o afinidad; el inconsciente nos dirige de alguna manera a realizar actividades o comportamientos que conscientemente negamos o no les damos la importancia debida, es lo que nos atrae o aleja de algo o de alguien. El tipo de personas que admiras o a las que te acercas son tu espejo, te enganchas porque crees que tienen algo que tú no.

Aquí podemos descubrir que características tendrá nuestra pareja ideal, la que nos completa, quiénes serán nuestros mejores amigos y cuáles serán nuestros mayores retos o sueños de realización etc., y no, no necesariamente estoy diciendo que tiene que haber nacido con ese número personal, sino que, son personas que poseen muchas de las características de esa vibración en personalidad, dharma, alma, etc.

Reacción o vibración que te rige bajo estrés (armónicamente)

Revela la forma en la que te expresas hacia el exterior, el canal a través del cual fluyen tus acciones. Es la parte de la personalidad que permanece latente hasta que se necesita y se hace evidente, a menudo se vuelve tu Yo exterior, ya que se usa para lograr metas, sobre todo cuando esas metas están relacionadas con nuestra propia autoafirmación y la búsqueda por defender nuestros sueños y anhelos.

Misión o propósito superior

Todos tenemos una misión definida, encontrarla nos hará sentir mejor, más plenos y realizados. La misión refleja hacia dónde vamos y qué es lo que venimos a cumplir ¿Porqué vinimos a esta vida? ¿Qué vinimos a prender? Es la meta a obtener para concretar la realización espiritual y material. Al sintonizarnos con nuestra misión, automáticamente comienzan a abrirse todos los caminos: el camino de la felicidad, del amor, el de la prosperidad, y el del éxito en todas sus manifestaciones.

Regalo Divino

Esta energía se activa con la Rendición. No me refiero a rendirte o darte por vencido, sino a la Rendición ante la voluntad Divina, a la entrega en plena confianza de que todo es siempre para tu mayor bien. En el momento en que tú decides armonizarte con tus números, el Universo parece favorecerte para que recibas ésta herramienta.

El número del Regalo Divino se calcula sumando las últimas dos cifras de tu año de nacimiento (excepto en el año 2000, en donde el Regalo Divino es 2).

Vibraciones disarmónicas

Las vibraciones disarmónicas que resultan de nuestra fecha de nacimiento en la parte inferior del pináculo, nos hablan de nuestras limitaciones, flaquezas, vulnerabilidades, debilidades y obstáculos que tendremos que sobrepasar a lo largo de nuestra vida para poder finalmente realizar toda la vibración armónica de nuestros números. Las vibraciones disarmónicas son los grandes anclajes o auto sabotajes que no nos permiten alcanzar nuestras metas y realizar nuestros sueños. Las vibraciones disarmónicas del pináculo serán las energías que tendremos que conscientizar y aprender a controlar para poder alcanzar la felicidad.

Sombra o número oculto

Expresa cuestiones que nos lastiman, nos vulneran o nos desvaloran, estas vibraciones se encuentran muy ocultas en nuestra personalidad y muchas veces estarán también escondidas a nuestra vista y conciencia, por lo que generalmente representan el mayor de nuestros anclajes o cadenas a resolver.

Descubrir en nosotros los aspectos de nuestra sombra es lo que nos va a permitir tomar conciencia de lo que nos bloquea o limita, y a partir de ahí, ser capaces aceptarlo, afrontarlo y trabajarlo para vivir de un modo más armonioso y feliz. Si podemos ser conscientes de que esta sombra bloquea o paraliza nuestros procesos evolutivos, obtendremos propuestas precisas para liberarnos. Debemos aprender a amar nuestra sombra. Es una lucha cotidiana que nos exige perseverancia. Tal como dice la expresión “vale la pena”, sabemos que no podemos progresar en la vida sin una cierta disciplina y trabajo interior para alcanzar la plenitud.

Ser inferior. Vibraciones que te rigen bajo estrés (disarmónicamente)

Son los números que usamos en forma estratégica para conseguir lo que deseamos, para salirnos con la nuestra, sin embargo cada vez que los usamos nos producen culpa y remordimiento. Son aquellas acciones, comportamientos o actitudes que salen a la luz, en ocasiones de gran tensión o inestabilidad y que pueden salirse de nuestras manos en situaciones de conflicto.

El ser inferior se compone de tres energías:

  • Las estrategias aprendidas en familia: Nos la enseñaron papá y mamá.
  • Las desarrolladas nosotros mismos, que se vuelven un talento estratégico.
  • Las que se definen como nuestra arma secreta o último recurso para salirnos con la nuestra.

Triplicidad o super oculto

Este número es el resultado de la suma de tres números disarmónicos iguales, por lo tanto, si alguno de los números disarmónicos en nuestro pináculo, aparece tres veces, indica que es una de las energías más fuertes a superar, esta vibración tendrá que sumarse, al número resultante de esta operación se le llama número super oculto.

Puentes iniciáticos o herramientas de apoyo

Son las herramientas más potentes con las que contamos para ayudarnos a superar los miedos y pasar al aspecto positivo de la vibración. El puente, tal como en la vida, nos ayuda alcanzar el otro lado del río, funcionando como un camino alternativo o una tajo. Lo que ofrece el puente es la posibilidad de desarrollar los mejores aspectos de nuestra vibración, pero encarándolos no de frente sino del lado. El puente vendría ser como un camino vecinal que en lugar de llevarnos directamente al objetivo, lo rodea para alcanzarlo mejor. Es importante recordar que nuestra numerología no impone o determina, por tanto, debemos considerar el puente como una invitación a utilizar distintos caminos. El propósito del puente es ayudarnos a superar los bloqueos y miedos de ciertas vibraciones que nos impiden realizarnos plenamente. El puente es una información muy sencilla y clara, pero sumamente útil y valiosa para desarrollar los mejores aspectos de nuestros números.